conseguir unas practicas

5 secretos para conseguir unas prácticas

Conseguir unas prácticas es el deseo de todo universitario, pero conseguir tu primer puesto puede ser muy frustrante; nadie te enseña qué tienes que hacer ni cómo hacerlo. Por eso queremos ayudarte dándote algunos consejos que a nosotros nos han funcionado.

Primero vamos a hablar sobre las herramientas o el material que usarás para presentarte a cualquier empresa: currículum u hoja de vida, carta de presentación y ganas de afrontar esta nueva aventura.

1. Crea un currículum visual y creativo

Lo más normal es que las empresas reciban cientos de curriculums para cada oferta que publican, por eso necesitas destacar. Así que recuerda lo siguiente: creatividad y visual son las las palabras clave para conseguir captar la atención de reclutadores y conseguir unas prácticas realmente buenas. Con tantos currículums para revisar, lo más normal es que solo basten 20 segundos para tomar una decisión… ¡capta su atención! Mira cómo lo hace Barney Stinson:

El currículum de Barney es ¡legen… (espera) dario! Si te preocupa cómo puedes hacer tu propio currículum, te dejamos dos opciones:

  • Diseña el tuyo propio. Puedes usar herramientas de Adobe como Photoshop o Illustrator (aquí te dejamos ejemplos que te pueden servir de inspiración) si eres un mago de Adobe Creative. Si no es tu caso, tranquilo, para eso existen herramientas como Canva que han venido a hacernos la vida más fácil. Entre sus opciones podrás encontrar centenares de plantillas para hacer un currículum de lo más llamativo.
  • Busca en Google «Plantillas Currículum», revisa todas las opciones y elige tu favorita. La gente comparte plantillas gratuitas y asombrosas que puedes descargar como esta.

2. Carta de presentación

En algunos países, el Reino Unido por ejemplo, las cartas de presentaciones se tienen muy en cuenta a la hora de seleccionar candidatos en un proceso de selección.

Es un paso previo a una entrevista, pero te da la posibilidad de crear un vínculo más personal con el reclutador al contarle un poco más de ti, así que ¡ponle mucho cariño y una gran dosis de creatividad!

En pocas palabras, tu carta de presentación debe resaltar tu experiencia u origen, por qué te presentas a la oferta, por qué eres la persona adecuada para ese puesto… Pero con ese toque personal que consiga hacer que el reclutador quiera ponerse en contacto contigo en ese mismo momento.

3. Autoreflexión y muchas ganas

Lo primero de todo, te recomiendo que te hagas las siguientes preguntas: ¿qué disfruto haciendo?, ¿dónde me gustaría trabajar?, ¿en qué destaco especialmente?, ¿tengo una marca/empresa favorita?…

A partir de las respuestas a estas preguntas, intenta hacer una lista de los departamentos y empresas donde te gustaría trabajar. Con esta lista en mano, usa LinkedIn para contactar con personas que ya trabajen en esas empresas. Pueden darte información muy valiosa sobre cómo es trabajar allí, el mail personal del reclutador o consejos y feedback para lo que estás buscando.

El objetivo de este paso es sobresalir. Cada vez más se valoran sobre muchos otros aspectos es contar con referencias.

4. Date a conocer

¿Quieres saber cuál es la mejor forma de conseguir un empleo? La respuesta es simple: boca a boca. ¿Cómo conseguirlo? Convirtiéndote en un experto en Networking.

Creo firmemente en la regla de los seis grados de separación, teoría que dice que cualquier persona del mundo se encuentra a tan solo seis contactos de ti (y con las redes sociales puede que incluso menos). Esto significa dos cosas:

  1. Puedes conectar fácilmente con tu empresa favorita – recuerda el punto 3 de este artículo.
  2. Nunca sabes quién conoce a quién. Aunque puedes hacerte una idea usando LinkedIn, nunca es tan real como la vida misma. Habla con tus amigos, familiares y conocidos sobre el trabajo que estás buscando y seguro que alguien conoce a otra persona que puede ayudarte en el proceso.

5. ¿Dónde buscar?

LinkedIn es la red profesional por experiencia, así que puedes comenzar buscando ahí y poniendo alertas para que te lleguen avisos de nuevas oportunidades que te puedan interesar. Además, como ya te hemos contado antes, puedes conectar directamente con personas que trabajen en empresas que te interesen.

Un gran descubrimiento es que conseguir unas prácticas en una startup suele ser más fácil. Son muchas las que abren cada poco tiempo, algunas de ellas crecen, otras no. Pero las que crecen son bastantes y puede ser un mercado muy interesante (y no tan explotado) para buscar trabajo.

Si piensas en una startup que ha crecido puede que te venga a la mente el caso de Apple («dos chicos en un garaje»). Pero para aquellos que os preguntéis ¿qué es una startup?, os doy una pequeña definición:

Una startup no es una palabra para definir un «negocio pequeño»; es una compañía que empieza con pocos recursos y objetivos ambiciosos para crecer en un periodo corto de tiempo. Esto quiere decir que, aunque empiecen como un pequeño negocio, intentarán llegar a convertirse en un gigante.

Trabajar para una startup tiene, por lo menos, dos aspectos positivos:

  1. Te convertirás en un super humano. Todas las personas que trabajan en una startup están acostumbradas a un ritmo rápido e impredecible de trabajo… aprenderás mucho y muy rápido.
  2. Cambiarás el mundo. En una startup puedes darle forma a la cultura que te rodea, lo cual difiere mucho de la cultura que viene predeterminada en grandes compañías.

¿El trabajo de tus sueños se encuentra en otra ciudad y necesitas alojamiento? ¡Estamos aquí para ayudarte! Busca entre nuestras cientos de opciones y encuentra tu habitación ideal.

We hope that you enjoyed the post!

If you're looking for accommodation, remember that in Beroomers we are willing to help you in more than 50 destinations worldwide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *